Las cosas no van bien cuando el ladrón está dentro de tu propia casa, y mucho más cuando el ladrón es quien supuestamente vigila que no roben. Esto fue lo que ocurrió en una tienda de Fred Meyer en Portland, OR.

La jefa de vigilancia Emily Tallman, de 37 años de edad acostumbraba entrar a la tienda Fred Meyer donde trabajaba en Northeast Portland usando su gaffette en horarios de trabajo, bloqueaba las cámaras de seguridad usando una tabla para blocks de papel, y sacaba el efectivo de las máquinas de self checkout o “auto-pago”.

Tallman hizo esto una y otra vez durante cinco meses hasta robar aproximadamente $230,000 dólares, y fue hallada culpable de 21 cargos de robo de primer grado ocurridos desde Enero a Junio de 2017.

No hay registros de que Emily Tallman haya tenido un historial criminal anteriormente, y mientras la arrestaban, aseguró que había trabajado para Fred Meyer por diez años, y que vivía en Ridgefield, WA.

Definitivamente, malas decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *